jueves, 25 de octubre de 2007

Paradojas del AVE

He leído tantos comentarios en las cartas al director enviadas a los periódicos y tantos comentarios en la calle y en los foros, que, sinceramente, me cuesta aportar algo original sobre la que se ha organizado con las líneas de Cercanías Renfe. Destacaré, eso sí, un hecho anecdótico que se dio el primer día de la supresión del servicio: algunas líneas de autobuses fueron desviadas hacia Montjuïc (zona litoral de Barcelona) para intentar que los autocares y autobuses que sustituyen al tren encontraran un tráfico más fluido. ¿Qué tiene de anecdótico?, os preguntaréis. Pues que al final, en esta ciudad de cosmopolitismos absurdos, donde no pocos vecinos -con no poco sentido común- reclaman que el AVE se desvíe por el litoral, los que han acabado desviados por el litoral son los autobuses. Es para verlo.

2 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

Ironía fina, amigo Javier, no podía esperar menos de usted. Me alegra que le recuperamos en asiduidad, demostrando capacidad para aportar en terreno más que trillado. Felicidades. Espero que esta vez nadie se sienta molesto por mis comentarios...

Carles Català dijo...

Chicos, el otro día estuve en el Decathlon y vi ofertas muy baratas de canoas y kayaks de diversas medidas...yo estoy por proponer a mi vecino Manel que nos montemos en la playa de Badalona y remando, ramando, nos acerquemos hasta el puerto de Barcelona, donde nos apearíamos y podríamos ir caminando hasta nuestros respectivos trabajos, no demasiado lejos de la zona portuaria. En estos momentos, estamos haciendo un presupuesto conjunto y no nos sale muy caro. Pensando que una vez llegue esta obra al centro de Barcelona, supongo que nos dejarán sin metro y esta sería un buen remedio, una vez fracasado la propuesta de no ir a trabajar (las empresas no tragan, mala suerte).

A todos los que vivís al sur de Barcelona, cerca de un playa , dirigiros al Decathlon más cercano, ¡puede ser una solución!